«J’aime mon quartier, je ramasse»

Daniela Franco es artista, sin embargo, decir que es artista es, en cierto modo, no tener una mejor categoría para hablar de su trabajo. Es decir, cumple la función más o menos tradicional de quienes usan esa categoría como sinónimo de productor(a) de signos y hacedor de objetos estéticos. Ella dibuja (hizo las ilustraciones que acompañan la edición en español de La historia de mis dientes de Valeria Luiselli); también transforma (como en He decidido permanecer en silencio). Pero sobre todo colabora y hace colaborar.

Conocí el trabajo de Daniela, hará unos años, con un proyecto de un título sugerente y algo extraño: Los Sandy en Waikiki. No recuerdo si lei una reseña o si supe de él por algún conocido que, alerta de mis gustos por los libros que conjuntan texto e imagen, me aviso de su existencia. Fascinante desde su concepción como proyecto, el libro fue en muchas ocasiones ejemplo y objeto de comentario durante mis cursos de intermedialidad. Podría pensar el libro como un punto de fuga en un sentido doble: el lugar en el que confluye una multiplicidad (es un libro colectivo: fotos de extraños que son pretexto para que otros extraños cuenten su vida a instancias de la solicitud de Daniela), y el lugar desde el cual despega la multiplicidad (pienso, claro, en las líneas de fuga deleuzianas).

Un proyecto con un procedimiento similar, pero distinto en muchos sentido, es J’aime mon quartier, je ramasse. Originalmente una cartografía del azar y la cercanía geográfica mediante objetos encontrados («Durante años caminé siempre mirando al suelo, me gustaba recojer lo que otros perdían o tiraban. Soy basurillas, como se dice en España. De esta forma iba conociendo las ciudades en las que vivía o visitaba y creando mi propia topografía.» [*]), el proyecto devino una topología de la afección y lo afectivo con objetos en contra del olvido  («los mapas y topografías de parís que últimamente se ven por todo el mundo, pero siempre asociadas a los parcours terroristas o porcentajes de la extrema derecha.  quisiera recuperar esos mapas y topografías que para mí son tan importantes»).

Plan de parís es una exposición que Daniela montará en Querétaro con tres mapas afectivos de su ciudad; uno de ellos, a partir de los objetos y las historias (doblemente) recogidas en J’aime mon quartier, je ramassePara ello ha aumentado la cantidad de colaboradores que cuentan las historias de los objetos. Para mi felicidad, me ha invitado a colaborar con ella.

La exposición de tres mapas abre el 12 de febrero y estará hasta el 13 de marzo en la Galería Libertad, en Querétaro. El blog, permanece en su sitio.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s